Los gatos son de naturaleza asustadiza, y de las cosas que más nerviosos les pueden poner son los ruidos. Les suelen dar miedo los sonidos domésticos, pero los sonidos fuertes, repentinos, inesperados como los petardos, tormentas, obras en el piso de al lado, ferias cerca de tu casa; pueden generar episodios de ansiedad e incluso pánico en tu gato. Hoy te voy a contar qué hemos estado haciendo en casa para evitar que esto les suceda a Antas y Goldie, y os puedo asegurar que funciona!

Sigue leyendo