Este es un tema con bastante controversia. Mucha gente opina que los gatos no se pueden educar, que son espíritus libres y que hacen lo que quieren, incluso me ha pasado ya varias veces de amigos que cuando ven que llamo a mis gatas y vienen, se sorprenden. Evidentemente, se trata de personas que no han convivido con gatos, y que el poco contacto que han tenido con ellos habrá sido con gatos callejeros. Claro, a un perro callejero le dices “Ven bonito, ven” y lo más probable es que obedezca, que corra a tu encuentro meneando la cola. Y con un gato callejero, la probabilidad de que haga eso es prácticamente nula. Por qué? Pues porque son especies diferentes, y su comportamiento también lo es.

Sigue leyendo