No hay dos gatos iguales, eso está claro, pero lo de mis gatas es algo muy curioso. Nacieron en el mismo criadero, con sólo unos días de diferencia, con diferentes madres, pero el mismo padre. Ambas son bengalís, y llegaron a nuestra casa el mismo día, días después de haber sido castradas. Han vivido las mismas experiencias desde que nacieron, y el 50% de su genética procede de un mismo ejemplar, por cierto, el guapísimo Terrible del embrujo, un macho bengalí snow lynx.

Sigue leyendo